El libro analiza las grandes cifras del sector, su evolución en las tres últimas décadas, y aporta una reflexión sobre los factores que determinarán su futuro.

El Gobierno de La Rioja ha editado ‘Análisis de un sector: Rioja 4.0’, el quinto título de una serie de estudios monográficos sobre la evolución de la Denominación de Origen Rioja que, por encargo de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, ha realizado el doctor en Economía y profesor de la Universidad de La Rioja, Emilio Barco, durante los últimos treinta años.

Durante la presentación de este nuevo libro, el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Iñigo Nagore, ha agradecido a Emilio Barco su minuciosa labor de investigación y la abundante recopilación de datos, así como el análisis y la reflexión en torno a la Denominación que introduce a través de 444 páginas, que «son de obligada lectura para todos los que están interesados, de una manera u otra, en el presente y futuro de la DOCa Rioja». La visión de conjunto y la perspectiva histórica que aporta el autor, ha añadido, convierten a este libro en «un valioso instrumento para conocer en profundidad nuestro sector vitícola» en sus diferentes vertientes; económica, institucional y jurídica.

Análisis de un sector: Rioja 4.0 se ha estructurado en tres partes. Como en los libros anteriores (1985, 1991, 2002 y 2008), el autor se detiene primero en las grandes cifras del sector en el ámbito local y los factores que determinan su funcionamiento económico: espacio, estructura y determinantes de la producción y del crecimiento, producto, agentes económicos, mercado y marco institucional. Todo ello sin olvidar el contexto nacional, europeo e internacional en el que actúa el Rioja.

En los 32 años transcurridos desde la publicación ‘Análisis de un sector: El Rioja’, los cambios han sido de tal calado en la DOC Rioja que, en términos cuantitativos, casi todo se ha multiplicado por tres: De 38.000 a las 65.000 hectáreas actuales; de producir y vender 100 millones de litros de vino a los casi 300 hoy; de 63 a 379 bodegas de crianza. Además, es muy diferente a nivel cualitativo, con la incorporación de controles que protegen a productores y dan garantía a consumidores, la creación de una estructura interprofesional del Consejo Regulador, el liderazgo en el mercado nacional, la orientación al exterior, o la adaptación a los cambios normativos.

En la segunda parte, el economista riojano analiza el escenario en el que actúa el sector desde lo más global, el mundo, hasta lo más local, España; sin dejar a un lado a los «colegas y a la vez competidores» de la Unión Europea. Este análisis es necesario, a su juicio, «para poder mirar al futuro», que es lo que se le propone al sector en la tercera parte de la obra bajo el título ‘¿Y después de 2030, qué?’.

Para Emilio Barco es en este punto donde «se destila lo que hemos aprendido del pasado y del presente y se concreta lo que pueden ser factores de cambio en el funcionamiento económico actual de la DOCa derivados del entorno internacional, de las reglas de juego y del juego de intereses en el sector». La tercera parte abre un marco de reflexión sobre aspectos de la actualidad que claves para el sector como el Brexit, el modelo económico, la posible liberalización de las plantaciones de viñedo a partir de 2030 o la adaptación del Consejo Regulador a las exigencias normativas nacionales. El autor plantea finalmente líneas de trabajo que debería abordar la Denominación para minimizar los riesgos derivados de un entorno económico e institucional en el que existe un elevado nivel de incertidumbre.