La vendimia del año 1964 en la DO Calificada Rioja fue una de las mejores cosechas que se recuerdan esta región. 50 años después, el Consejo Regulador de la D.O.Ca. Rioja quiso celebrar esta efeméride con una cata de vinos de dicha añada, aportados por 11 bodegas.
catariojaEl sumiller Pedro Ballesteros fue el encargado de dirigir esta particular cata a los más de 50 periodistas y expertos del sector invitados por la DO Rioja. Ballesteros destacó las buenas condiciones de estos vinos, objeto de deseo de grandes conocedores del vino en Hong-Kong, China, EEUU o Reino Unido, «que adoran este tipo de vinos, que son imposibles de imitar. Son un objeto de culto, un capricho”.

El también «Master of wine», felicitó a la región vitivinícola de Rioja por contar con vinos de largo envejecimiento, “una región como Rioja, que nos ofrece el lujo de abrir 100 botellas del 64 y que prácticamente todas estén buenas. No encontraríamos en Burdeos o Borgoña tantas marcas con vinos del 64 y que estén tan bien”, expresó Ballesteros. Como además señaló la organización, «muy pocas regiones del mundo son capaces de ofrecer esos grandes vinos de añadas históricas, que duermen embotellados durante décadas en los calados de las bodegas riojanas hasta convertirse en auténticas joyas enológicas, leyendas fraguadas a lo largo del tiempo».

El presidente del CRDOCa. Rioja, Luis Alberto Lecea, destacó también que celebrar esta cata, como lo hizo Mercados del Vino y la Distribución, «fue una oportunidad para disfrutar de estos vinos tan excepcionales, leyendas vivas de una historia vitivinícola forjada cosecha a cosecha con un solo objetivo, alcanzar la máxima calidad”.