La Denominación de Origen Cigales ha comenzado su vendimia con una uva muy sana aunque algo más pequeña de lo habitual, debido en gran parte a la sequía de este verano, aunque las últimas lluvias de la semana pasada han influido favorablemente en un ligero aumento de su tamaño.

La vendimia viene adelantada en más de quince días, este anticipo se traslada al inicio del movimiento vegetativo de la viña debido a las temperaturas más altas de esta primavera. Precisamente, esta climatología y la sequía de los meses de mayo, junio y julio han seguido favoreciendo a que el ciclo vegetativo de la vid estuviera adelantado y que la maduración de la uva esté antes que en campañas anteriores. La buena noticia de este año es que la sanidad de la uva es excelente, sin ningún tipo de enfermedades. En cuanto a la producción, las primeras previsiones indican que será en un 40% menor debido a las heladas primaverales y a la escasez de agua. Estas circunstancias han provocado que la uva sea más pequeña y el rendimiento en mosto sea menor. Como contrapartida también este fruto tendrá más concentración de compuestos fenólicos que implicarán gran calidad.

Actualmente hay un buen estado de maduración con un buen equilibrio entre grado y acidez, propicio para iniciar la vendimia para la elaboración de blancos y rosados. En el plazo de una semana se irá generalizando la vendimia y se sumará la recogida de uvas para la elaboración de los tintos. Este año se incorpora una bodega a la D.O. Cigales, sumando 35 bodegas elaboradoras. El número de hectáreas actual asciende a 1.950 y contamos con 404 viticultores.