Pedro Barato, presidente de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA), habla con esta cabecera para mostrar su visión sobre la situación actual del sector vitivinícola español.

Pedro_Barato1Mercados del Vino: ¿Qué número de viticultores hay en España y cuántos de ellos reciben ayudas directas para la producción de vino?

Pedro Barato: Según datos del Ministerio de Agricultura, en España en la actualidad hay 629.000 explotaciones vitícolas. Debemos precisar que a esta cifra se llega después de que en los últimos años haya disminuido de forma progresiva y constante el número de explotaciones, aunque debemos puntualizar que la superficie media por explotación ha experimentado un incremento paulatino, no muy acusado, pero también constante, situando actualmente la superficie media por explotación a nivel nacional en 2,5has.

MVD: La producción de uva y las vendimias en general han sido buenas pero, ¿qué datos destacaría desde el punto de vista del agricultor?

PB: La producción alcanzó el pasado año los 52,61 millones de hectolitros de vino y mosto, lo que supone un fuerte incremento de un 53,6 % respecto al ejercicio anterior, cuando se elaboraron 34,24 millones de hectolitros.

De esta cifra, casi 45 millones de hectolitros fueron de vino y 7,68 millones de hectolitros corresponden a mosto. Castilla-La Mancha acapara buena parte de las declaraciones de vino, con una producción de 25,81 millones de hectolitros, el 57,5 % de la producción, seguida a gran distancia por Extremadura, Cataluña, Comunidad Valenciana, Castilla y León, La Rioja, Andalucía, Aragón, Murcia o Navarra.

MVD: ¿Es el cooperativismo una salida a la crisis?

PB: En ASAJA pensamos que concentrar la oferta es la mejor manera de defender el producto y por consiguiente la mejor vía para conseguir buenos precios para esas producciones. Si se cumple este objetivo se incrementa la rentabilidad.

En el sector del vino, por ser este un producto que requiere transformación, la mayoría de los agricultores están asociados a alguna cooperativa o son miembros de alguna bodega. La concentración de la oferta es, por tanto, importante y muy superior al nivel de concentración que existe en otros sectores.

El objetivo principal de las cooperativas debe de ser la concentración de oferta y adaptarla a las necesidades del mercado, para obtener mayores beneficios para sus asociados.

Sin embargo, este sector no está exento de problemas de precios de lo que se desprende que la concentración no es, en sí misma, la solución a los problemas de precios del sector productor. Influyen también otros factores.

MVD: ¿Las cooperativas se han criticado en algunos momentos por la calidad de los productos y cómo se distribuían los beneficios?

PB: En ningún caso podemos generalizar, existen entidades asociativas que funcionan bien y otras donde la gestión no es tan acertada y por tanto los resultados no son los esperados por los agricultores. En esos casos el sistema se debe de mejorar y perfeccionar, los socios deben de influir en la gestión y en las decisiones que se tomen en función de las aportaciones, por lo que se debería de ponderar el voto a las entregas realizadas por los socios.

Sin embargo, además de las cooperativas existen otras herramientas disponibles para mejorar la posición de los agricultores en la cadena alimentaria, como son las organizaciones interprofesionales que sin duda se consolidan como un instrumento de vertebración y defensa de los intereses del sector, al dotarle de una visión estratégica, permitiendo el incremento de su competitividad, ante los cambios en la demanda interior de vino y lo que supone un escenario internacional continuamente cambiante.

MVD: ¿Piensa que este 2014, será mejor económicamente para los agricultores?

PB: Esperemos que así sea, pero todo nos hace pensar, que para que eso se produzca el mercado tiene que estar ágil para dar salida a la cosecha de este año, para lo cual se tiene que reactivar el consumo interno e incrementarse las exportaciones tanto en volumen como en facturación.