En la madrugada del 18 de julio se inició la vendimia de uva amparada por la Denominación de Origen Montilla-Moriles, que supone un record en el comienzo de la vendimia en la zona.

En la noche del 18 de julio dió comienzo la vendimia en la zona de Denominación de Origen Montilla-Moriles, en la que se recolectaron las primeras uvas de variedades blancas tempranas destinadas a la elaboración de vinos jóvenes sin crianza. Las primeras parcelas cultivadas de variedades tempranas, concretamente Sauvignon Blanc, han llegado a su madurez industrial con adelanto en relación a la campaña anterior, que se inició el 2 de agosto.

Es de esperar un ligero descenso de la cosecha en relación a la anterior, que llegó a superar los 47 millones de kilos. No obstante, la calidad de la producción augura una cosecha excelente, que ha venido precedida de una climatología exigente y con escasa y localizada presencia de enfermedades y plagas.

El Consejo Regulador desea que esta vendimia que se inicia, y que supone el comienzo de la recogida de uva en la práctica totalidad del territorio Europeo, llegue colmada de beneficios, con una producción de magnífica calidad para los agricultores y que pueda contribuir a elaborar vinos de calidad superior con los que poder competir en el mercado en las mejores condiciones y llegar a situar a Montilla-Moriles en el panorama vitivinícola mundial como merece.