El informe de contratación de seguros agrarios en el primer trimestre del año confirma el mantenimiento de un elevado grado de aseguramiento y un nivel moderado de siniestralidad. La indemnización para el sector agrario en el año 2016 a través del Sistema de Seguros ha sido de 468 millones de euros.

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA), ha publicado el decimoquinto Informe de Contratación del Seguro Agrario, en el que se recogen los datos de la contratación y la evolución en las líneas de los Planes 37º y 38º de Seguros Agrarios Combinados a 8 de marzo.

De acuerdo con los datos, se observa un comportamiento de la contratación diferente en las distintas líneas agrícolas. Por un lado, se incrementan las producciones aseguradas en la línea de caqui y níspero principalmente, así como en la línea de hortalizas para otoño e invierno y ciclos sucesivos. También se produce un aumento significativo de la producción asegurada de cultivos forrajeros y frutos secos, seguido de la producción de uva de vinificación.

Por otro lado, se aprecia una disminución, para el mismo parámetro, en el caso de cultivos herbáceos extensivos y frutales, si bien, estos datos son preliminares por encontrarse todavía abierto el periodo de contratación.

La línea de frutales mantiene un nivel de contratación que supone más del 50% de la producción total, aun tratándose de datos preliminares a 8 de marzo, y estando la contratación abierta hasta el próximo 31 de mayo.

En el ámbito ganadero, la contratación durante el primer trimestre del año, en comparación con el año anterior, muestra una evolución positiva, con un ascenso del 20% en el número de animales asegurados. Destacan los buenos resultados de la línea de vacuno de reproducción y producción, así como de la línea de vacuno de cebo.

En cuanto a la siniestralidad, la publicación recoge que el total de indemnizaciones pagadas a través del Sistema de Seguros Agrarios en 2016 ascendió a 468 millones de euros (un 2,6% más que el año anterior), de los cuales, más de 103 millones correspondieron a los daños sufridos por pedrisco, 68 por sequía y 50 por lluvias.