En la pasada campaña se han gestionado unos recursos del mercado de aceite de oliva ligeramente superiores a los de la campaña pasada, con una comercialización total de 1.357.500 toneladas. Las existencias finales garantizan el enlace con la siguiente campaña en especial ante un previsible retraso en la cosecha, como consecuencia de las condiciones climatológicas. Además, el consumo interior crece respecto a la campaña anterior. Siga leyendo …