Los trabajos de prospección e identificación genética que ha llevado a cabo la Consejería de Agricultura del Gobierno de La Rioja durante los últimos cuatro años han puesto de manifiesto la diversidad varietal del olivo tradicional en esta zona. La conservación del material vegetal encontrado es fundamental para avanzar en el área de experimentación y en la mejora genética de este cultivo, obteniendo producciones más rentables y de mayor calidad. Siga leyendo …