007 Nuestra época es las de los trucajes sofisticados. Cualquiera que fuera la divergencia de opiniones sobre problemas económicos y sociales, todo el mundo coincidía en admitir que VW era una empresa ejemplar con un rigor no solo técnico sino ético. Hasta que ha sucedido lo que nadie podía prever: Volkswagen instalaba en los coches un software para trucar las emisiones lo que le permitía sortear las durísimas normas anticontaminación y justificaba precios más elevados.

Para leer la tribuna pulse aquí