El grupo de bodegas Tomàs Cusiné, presente en las Denominaciones de Origen Costers del Segre, Conca de Barberà, Montsant, Catalunya y Cava, ha anunciado una inversión de un millón de euros hasta 2021, destinada a la mejora de la sostenibilidad y del medio ambiente y también del negocio enoturístico.

La bodega Tomàs Cusiné de El Vilosell (Les Garrigues) es el motor innovador del grupo, con la voluntad de “priorizar el trabajo en la viña y en la enología de precisión”.

En el total de 150 hectáreas se trabaja exclusivamente con abonos orgánicos, labrando entre cepas y preservando la cubierta vegetal del suelo. Para permitir el desarrollo vegetativo natural de los viñedos evitando la propagación de plagas, solo se realizan tratamientos mínimos de azufre y cobre