2 ¿Qué opina sobre las nuevas normas de la OCM, sobre arranque de viñedo? ¿Cómo van a influir?
Considero que después de todo el esfuerzo que se ha hecho en los últimos años para reestructurar los viñedos y tener una producción consolidada estas normas no son adecuadas. En el caso de que llegue un momento en el que haya que arrancar viñedo sí se podría reordenar la estructura del territorio. Respecto a la liberalización de las obligaciones en el vino, con la posibilidad de que los vinos de mesa incluyan la variedad y la añada, me parece mal. Hemos realizado un trabajo muy intenso para defender una variedad y la calidad como bandera para que se pueda beneficiar todo el mundo.

2 ¿Cuáles son las perspectivas del sector en los próximos 10 años?
La principal perspectiva es seguir creciendo, abrir nuevos mercados, y consolidar y crecer en los mercados en los que ya estamos. Queremos incidir en los nuevos mercados internacionales, sin olvidarnos de seguir creciendo en España y mantener las ventas en nuestro mercado natural, Galicia. Por otra parte en los próximos años espero seguir posicionando los Rías Baixas Albariño en el sector más alto de calidad.

2 ¿Qué estrategia se siguen para responder a esas perspectivas? ¿Cuáles son las prioridades y peso específico de esas actividades?
Desde la Denominación trabajamos incansablemente y así lo seguiremos haciendo sobre todo en la profesionalización y tecnificación del sector, en un proceso de mejora que tiene que tener como seña la calidad. En el futuro seguiremos por la línea de la calidad y la promoción de un vino bien hecho que tiene que estar entre los mejores del mundo.

2 ¿Cual es la asignatura pendiente de su proyecto?
Quizá una de las asignaturas en las que seguiremos trabajando es en que se reconozca a la variedad Albariño como una de las grandes variedades en el mundo. Y que cuando se piense en un gran blanco se piense en los Rías Baixas-Albariño sin discusión.

2 ¿Cual es el peso específico de la economía que genera este sector en el total de la economía de la región?
La facturación el año pasado ha sido de 85 millones de euros. No puedo especificar lo que supone en el total de la economía. Lo que sí me gustaría destacar es que toda esa facturación se reparte entre más de 6.500 familias que conforman nuestra D.O. y casi 200 empresas agroalimentarias que generan trabajo de forma directa. Me siento orgullosa de pertenecer a un proyecto, el de la D.O. Rías Baixas, que ayuda al asentamiento de población en el medio rural, aumenta el poder adquisitivo de los municipios que conforma la Denominación, incorpora a gente nueva con el relevo generacional, logra que capital de fuera de Galicia invierta en Rías Baixas, etc.

2 ¿Cuantas bodegas concentran la mayor parte de producción de la zona?
En la actualidad de las 190 bodegas amparadas por la Denominación, alrededor de 130 bodegas elaboran menos de 50.000 litros al año. Por otra parte 6 bodegas de la D.O. elaboran más de 500.000 litros al año.

2 ¿Cuanto representa la exportación en la cifra de ventas?
Actualmente la exportación supone el 14,5% sobre la cifra de ventas. Es importante en relación con la respuesta anterior el tamaño de muchas empresas que por su realidad no van a plantearse el reto de la exportación. Sin embargo en lo que se refiere al número de empresas de la D.O. que están exportando también se demuestra el dinamismo del sector. En las últimas cinco campañas hemos pasado de 36 bodegas trabajando en mercados internacionales a un total de 56 en la campaña 05/06. Actualmente casi un 30% de las bodegas de la Denominación están presentes en el exterior con sus vinos, el mejor indicador de que el sector encara el futuro con optimismo ya que entre las empresas exportadoras hay firmas de diferente tamaño y características.