Solemos funcionar por fechas-meta, sobre todo a nivel colectivo. Organismos, gobiernos, empresas, científicos, sociólogos, pero también artistas visionarios acostumbran a pintar de rojo una cifra en algún horizonte de años/décadas para desarrollar proyectos o augurar cambios. Ese horizonte impulsa las estrategias, las estructura, aunque a veces hay que dar volantazos porque algo, grande o pequeño, llega por donde menos se esperaba y altera los planes.

A punto de terminar 2019, veo en el calendario dos de esas fechas-meta que importan a todos, pero singularmente a las mujeres: 2020 y 2030. La primera ya está ahí, con lo lejana que parecía a principios de este siglo. La Unión Europea la marcó en su Agenda para dar ese salto económico-social que nos reencaje con éxito en un panorama agitado, donde Occidente, su pujanza y los valores que le atribuíamos parecen haber perdido rumbo y lustre. Un elemento clave de esa Agenda para ganar el futuro pasa por las mujeres y por la necesidad de contar con su fuerza desde el reconocimiento de la plena igualdad, sin retóricas ni palabrería.

Seguir leyendo en https://evalevyandpartners.com/fechas-en-rojo/