Entre las principales medidas preventivas a llevar a cabo destacan la de realizar podas tempranas, proteger las heridas de poda y eliminar los restos de podas. El grupo operativo autonómico Evid fue quien realizó los estudios en los viñedos de la bodega Godeval inscrita a la denominación de origen Valdeorras.

La Consellería de Medio Rural, a través de la Estación de Viticultura y Enología de Galicia (Evega), participó en la elaboración de un proyecto sobre prácticas innovadoras para combatir las enfermedades de la vid, en colaboración con la Universidad de Santiago y la bodega Godeval, con el fin de definir, valorar y validar prácticas para el tratamiento de enfermedades de la madera de la vid. Entres sus conclusiones, destaca que la adopción de técnicas vitícolas preventivas sigue siendo indispensable para prevenir este tipo de patologías. Entre las principales medidas preventivas a llevar a cabo destacan la de realizar podas tempranas, proteger las heridas de poda y eliminar los restos de podas.

El estudio fue realizado en los viñedos de la bodega Godeval, perteneciente a la Denominación de Origen Valdeorras. En los trabajos llevados a cabo se valoró el empleo de productos de reciente creación, tanto químicos como compuestos más sostenibles tales como agentes de biocontrol, para los tratamientos de las principales enfermedades de la madera.

Los resultados mostraron que, precisamente, las limitaciones en la utilización de productos químicos para proteger las heridas de poda -vía de entrada de patógenos causantes de estas enfermedades- fue una de las principales causas del aumento de este tipo de patologías en los últimos años. Es decir, que las condiciones climáticas y la época de poda limitan el empleo del control biológico frente a la lucha química, por lo que es necesario adoptar técnicas preventivas para asegurarse el buen estado de la vid.

Este proyecto fue llevado a cabo por el grupo operativo autonómico EVID, cofinanciado con el Fondo de Desarrollo Rural (Feader) en el marco del Programa de Desarrollo Rural (PDR) y coordinado por la Fundación Empresa-Universidad Gallega (Feuga).

Podas tempranas

Hace apenas unos meses, Evega fue galardonada con el tercer premio al mejor trabajo científico presentado como comunicación oral, en el marco del 11º Congreso Internacional de Enfermedades de la Madera de la Vid que se celebró en Penticton (Canadá). Ese trabajo, que gira alrededor de la misma temática que el actual, forma parte de una tesis doctoral que se desarrolla en la Evega, en colaboración con el Instituto de la Ciencia de la Vid y del Vino (ICVV) de Logroño.

En ese estudio se investigaron los porcentajes de infección por hongos patógenos asociados a enfermedades de la madera de la vid, que se producen de forma natural tras la realización de la poda. Este análisis se llevó a cabo en seis viñedos gallegos localizados en los ayuntamientos ourensanos de Leiro y del Barco de Valdeorras y en el pontevedrés de Ribadumia, mediante la técnica de secuenciación masiva. Los resultados del proyecto incidían en que se recomienda la realización de una poda temprana -entre los meses de noviembre y febrero- en combinación con otras medidas de control con el fin de reducir al máximo las infecciones de hongos causantes de enfermedades de la madera de la vid.