En el año 1999 Oremus decidió comenzar a elaborar y comercializar este tipo de vino y se convirtió en la primera bodega de Tokaj en producir vinos blancos secos, una decisión pionera que posteriormente han seguido prácticamente todas las bodegas de la región.

Los vinos del Tokaj, considerada la primera denominación de origen del mundo, comenzaron a elaborarse en torno a 1630 cuando un predicador calvinista acertó a preparar unos vinos dulces a los que bautizó con el nombre de “vino de lágrima“(aszú). Cuenta la tradición que las constantes guerras contra los turcos y pueblos germanos en la zona obligaron a retrasar un año la vendimia hasta noviembre y de ahí surgió la elaboración de esos vinos dulces que hoy son una leyenda en todo el mundo.

Tras el abandono de la región durante el régimen comunista y el regreso de las libertades a Hungría, la familia Álvarez se interesó por esa zona y sus vinos cuando el Gobierno húngaro decidió privatizar algunas bodegas de Tokaj. La familia Álvarez decidió comprar Oremus en 1993 y construir en el 2000 unas nuevas instalaciones al considerar que la región y sus vinos maridaban perfectamente con la filosofía de Vega Sicilia: tradición, una región emblemática que además fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2002, vinos únicos con personalidad propia y la pasión por el trabajo bien hecho.

Los comienzos fueros difíciles. Las viñas estaban totalmente abandonadas y el primer trabajo que tuvo que emprender la bodega fue rehacer la viña. Se analizaron los suelos, se hizo selección clonal con las mejores cepas y poco a poco la bodega ha ido renovando las parcelas de viñedo. Hoy día el 90% de la viña está completamente renovada y la bodega está consiguiendo calidades de uva que jamás se habían visto en la región.

En el año 1999 Oremus decidió comenzar a elaborar y comercializar este tipo de vino y se convirtió en la primera bodega de Tokaj en producir vinos blancos secos, una decisión pionera que posteriormente han seguido prácticamente todas las bodegas de la región.

Con ese objetivo Oremus identificó las mejores parcelas para de elaborar Mandolás. La parcela original de Mandolás tiene una superficie de 12 hectáreas replantadas entre 1997 y 2001 a las que se han sumado otras 3 parcelas, entre ellas la denominada Petras con viñedo de más de 60 años.

Después de todos estos años de elaboración del Mandolás y tras muchas pruebas realizadas tanto en la fermentación como en el envejecimiento de los vinos, Oremus ha comprobado las enormes posibilidades que este vino seco tiene con una personalidad absolutamente única, al ser una variedad que sólo se produce en la región del Tokaj.

Desde el año 2014 la bodega ha realizado un gran esfuerzo para dar a conocer este vino que, sin duda, tendrá un gran futuro. Mandolás se comercializa prácticamente en todo el mundo y cada vez tiene más aceptación, avalado por la calidad que año tras año va alcanzando.

La bodega húngara Oremus, propiedad de Tempos Vega Sicilia, ha lanzado al mercado este mes de octubre la nueva añada de Mandolás 2016 que supone una importante evolución respecto a las anteriores añadas, al ser elaborada al estilo de la Borgoña pero manteniendo la esencia de los vinos secos de Tokaj (Hungría) y las prácticas tradicionales de la primera denominación de origen del mundo.

La añada de 2016, en todo su esplendor, ha permitido obtener un vino más elegante y fresco que potencia su carácter frutal y los aromas minerales del terreno manteniendo la acidez típica de la región de Tokaj. La producción de la cosecha del 2016 es de 70.000 botellas y la bodega espera alcanzar una producción máxima de 200.000 botellas en los próximos 6 ó 7 años.

Los viñedos y las bodegas de Oremus están ubicados en Tolcsva, uno de los pueblos más famosos de la región, con 115 hectáreas de viñedos, donde la familia Álvarez construyó unas nuevas instalaciones en el año 2000 para mejorar la calidad de esos vinos respetando siempre su ancestral forma de elaboración, el medio ambiente y sus prácticas tradicionales.

La añada de 2016 recoge una profunda serie de modificaciones realizadas a partir de 2014 que consolidan la evolución de este gran vino: selección específica de parcelas de uva sana, mejoras durante la vendimia, cambios en los procesos de fermentación y envejecimiento del vino, nuevo tostado de las barricas y optimización del embotellado que han permitido obtener un vino más elegante y fresco.

 

Para contactos de prensa: Estudio 39

Paola Grant   paola@estudio39.es Tlf: 618312670.

Javier García javier@estudio39.es  Tlf: 610440421