El control de la maduración de la uva realizado por el Consejo Regulador de la D.O.Ca. Rioja el pasado lunes día 23 de septiembre ha permitido constatar que tanto el estado sanitario como vegetativo del viñedo continúa siendo bueno y habla de una evolución continua de la maduración, aunque con cierta pausa, consecuencia lógica de las condiciones meteorológicas vividas.

Dadas estas recientes inestabilidades, desde el departamento técnico se recomienda intensificar la vigilancia sobre el estado sanitario con el fin de llegar en condiciones óptimas a la fecha de vendimia.

Se confirma el desarrollo al alza en el peso de la baya en la zona de Rioja Alavesa y Rioja Alta, entrando ya este valor en el rango de peso medio de la D.O., aun así el peso del racimo está condicionado por el menor número de bayas. El peso se mantiene, en cambio, estable en Rioja Oriental.

La intensidad de color se ha reducido ligeramente, estando el valor dentro de lo esperado.

La entrada de uva en bodega está siendo muy escalonada, destacando una vendimia generalizada en Rioja Oriental, y tanto en Rioja Alta como en Rioja Alavesa se observan viñedos en situación de vendimia.

Pablo Franco, director del Órgano de Control del Consejo Regulador, recomienda “intensificar la vigilancia sobre el estado sanitario del viñedo, con el fin de llegar en las mejores condiciones”.

Así se indica en las conclusiones del quinto Boletín de Maduración editado por el Consejo y que realiza este control al servicio del sector vitivinícola riojano.