Las diez primeras bodegas en obtener el certificado Wineries for Climate Protection (WfCP) desde su lanzamiento han superado la verificación necesaria para renovar la única certificación específica del sector vitivinícola que acredita su sostenibilidad y lucha contra el cambio climático.

Así se consolida el esquema basado en la mejora continúa, que requiere una auditoría externa cada dos años para verificar que se están alcanzando los objetivos de mejora en cada uno de sus cuatro ejes de actuación: reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, eficiencia energética y energía renovable, gestión del agua y reducción de residuos.

Licencia de Uso WfCP

Todas las bodegas, hasta el momento un total de 20 ( tres nuevas bodegas están en proceso de certificación) podrán a partir de ahora darle mayor visibilidad a su compromiso tras la última actualización de la Licencia de Uso WfCP que incorpora como novedad, entre otros aspectos, la posibilidad de incluir el logo en el etiquetado del producto de las bodegas certificadas, facilitando así su puesta en valor ante la distribución y el consumidor.