La secretaria de Estado de Comercio ha celebrado encuentros con representantes del Gobierno japonés para mejorar el comercio bilateral España-Japón y con empresarios e inversores para monstrar las fortalezas de España como destino de inversiones. Además, visitó la feria Foodex.

La secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, ha realizado la semana pasada un viaje oficial a Japón en el que ha tenido ocasión de mantener reuniones institucionales con viceministros del Gobierno nipón, celebrar encuentros con empresas españolas e inversores japoneses y visitar la feria ‘Foodex’, que ha contado con una importante presencia de empresas españolas.

Durante su viaje, Méndez ha celebrado encuentros con los viceministros de Economía, Comercio e Industria, y de Agricultura para difundir las oportunidades de negocio que se abren tras la entrada en vigor de del Acuerdo de Asociación Económica UE-Japón, o las posibilidades de cooperación de empresas españolas y japonesas para el desarrollo de proyectos en terceros mercados y la exportación de productos agroalimentarios.

La secretaria de Estado de Comercio también ha mantenido reuniones con inversores japoneses en la que se les han trasladado las fortalezas de España como destino de inversiones exteriores, además de un encuentro con las principales empresas españolas presentes en Japón.

Durante los últimos años las exportaciones españolas a Japón han experimentado un crecimiento. España es el sexto suministrador dentro de la UE con un valor de exportaciones de 2.527 millones de euros en 2018, lo que supone un crecimiento del 3.3% con respecto a 2017 y algo más del doble del valor que tenían hace apenas diez años (1.212 millones de euros en 2009).

Por su parte, Japón exportó a España mercancías por valor de 4.132 millones de euros en 2018 (5,2% más que en 2017). Principalmente automóviles, maquinaria mecánica y aparatos y materiales eléctricos, tres conceptos que agrupan casi el 80% de las exportaciones.

Feria Foodex

Por último, Xiana Méndez, ha visitado la feria Foodex en la que el ICEX ha organizado un pabellón oficial que ha contado con la participación de 121 empresas españolas del sector de alimentación y vino.

A esta 44ª edición de esta feria internacional, que se celebró en Tokio del 5 al 8 de marzo, está previsto que acudan más de 80.000 profesionales, desde mayoristas a minoristas, pasando por supermercados, firmas de catering, importadores de bebidas o de restauración, procedentes de 83 países.

El pabellón español lo componen 76 empresas de alimentos, 36 de vinos y 9 compañías que expondrán conjuntamente vinos y alimentos. Como viene siendo habitual, entre los productos que se van a mostrar destacan: aceite de oliva, conservas vegetales y aceitunas, seguidas por carnes frescas, jamón y embutidos. Los expositores de vino mostrarán referencias de 38 denominación de origen (D.O.) diferentes, a los que hay que sumar vinos de la tierra y orgánicos.