El Consejo Regulador de los vinos del Bierzo vendió durante 2019 un total de 8.862.647 botellas, un 8,6 % más que en 2018 cuando se expendieron 8.159.417 contraetiquetas, lo que supone un incremento de 703.230 botellas.

El número de ventas se acerca a las obtenidas en 2017, año en el que los vinos de la Denominación de Origen batieron por sexto año consecutivo su propio record. En concreto 2018 se queda a tan solo 384.378 botellas de las comercializadas en 2017 (9.247.025), según manifiesta el Consejo Regulador.

Los meses con mayor actividad comercializadora fueron abril y diciembre con alrededor de un millón de botellas vendidas respectivamente.

El Consejo Regulador prevé un 2020 intenso. Será el primer año en el que verán la luz los primeros vinos de Villa y Paraje, de acuerdo con el nuevo pliego de condiciones aprobado por el Ministerio de Agricultura el pasado año.

Asimismo está prevista la presencia de los vinos acogidos a la denominación de origen en los principales mercados nacionales e internacionales con el fin de seguir incrementando las ventas y la notoriedad de marca.

Misericordia Bello, presidenta del Consejo Regulador, ha declarado que la Denominación de Origen Bierzo se encuentra en un momento clave. “El incremento de ventas es una tendencia clara y creemos que podremos seguir creciendo en los próximos años. Nos movemos en un nuevo y estimulante escenario tras la puesta en marcha y aprobación de la zonificación, lo que podrá suponer un nuevo espaldarazo en ventas e imagen de marca en el futuro próximo. Vamos a seguir trabajando para situar a la Denominación de Origen Bierzo en el mapa de las zonas vitivinícolas más prestigiosas del mundo”.